Domicilio: Teléfono: +52 (33) 3671 4088 Calle Balanza # 3702 E- Mail: info@fundacionhace.org Colonia La Calma C,P. 45070 Zapopan Jalisco, México Todo el contenido incluiyendo texto e imágenes son de Fundación HACE A.C. ® Copyright 2019 Fundación HACE ®

Conferencista: Dra. Araceli Solís Cuevas

Sábado 5 de septiembre de 2009

¿Qué son los neurotransmisores? Los neurotransmisores son aquellas sustancias químicas generadas por el cuerpo que

se encargan de emitir señales (información) de una neurona a otra. Los genes son los que van a hacer que la química

del cerebro se comporte de tal manera. Por lo tanto los genes son los factores fundamentales del comportamiento de

la fisiopatología del trastorno autista donde están involucrados los circuitos de la dopamina, norepinefrina y serotonina.

La dopamina está encargada de disminuir los estímulos no relevantes; es decir, aquellas señales no importantes o que

distraigan del enfoque principal. También incrementa el nivel de atención, ayuda al control de los movimientos y a la

regulación de la coordinación visual/espacial. Un fármaco muy conocido para el control de dopamina es el

Metilfenidato.

La norepinefrina incrementa el alerta, mejora el enfoque a la señal importante. También ayuda a la regulación de los

impulsos motores. El fármaco útil en este caso es Atomoxetina.

La serotonina está encargada del orden conductual emocional y de la respuesta a situaciones del medio externo. Esto

ayuda a disminuir rituales, manías y situaciones obsesivas/compulsivas. Generalmente cuando los niños prefieren

chocolates, harinas y azúcares se debe a un problema con la recaptura de serotonina. Por otra parte, se puede

incrementar la producción de serotonina de acuerdo al nivel de luz (solar, blanca y azul) que haya. El calor incrementa la

funcionalidad de esta y por lo tanto, el frío vice versa. En las niñas se altera al incrementar el nivel de estrógeno en el

cuerpo. El ejercicio físico puede incrementar la funcionalidad. El fármaco recomendado para el tratamiento de

serotonina se llama Fluoxetina.

Estas sustancias están involucradas en la regulación de conductas que ayudan a modular la interacción con el medio

externo. Nos ayuda a tener experiencia temprana en desarrollo que afecta a largo plazo. Nos hacen funcionar como

seres humanos en todos los aspecto, ayudan al desarrollo del tallo cerebral, a tener sentidos de alarma, alerta al

peligro, hace que amemos a los demás, establece conductas a través del sistema límbico, entre muchas cosas. Al alterar

el mecanismo de transporte de la dopamina, norepinefrina, serotonina más la combinación genética y el medio

ambiente expresa un problema. Si no hay sustancias químicas, la persona nunca va a entender que debe de aprender o

de actuar de cierta manera.

Al alterar estas sustancias, se generan cambios en el humor, dificultades para aprender, manias, etc. El manejo de

neurotransmisores no es una cura para la gente que sufre con trastorno de autismo, si no, es una manera de ayudar y

regular el comportamiento de dichas personas. Es de suma importancia entender dos cosas. La primera, y la más

importante, es que cada persona autista es diferente. Por lo tanto, cada tratamiento o manejo de la enfermedad

conlleva a un enfoque distinto. Segundo, en caso de ser posible, es de suma importancia atender a un médico

psiquiatra o un experto en el tema para hacer un diagnóstico de la persona con autismo. El espectro autista es la

presencia de conjuntos de alteraciones en el área de la conducta, de la alteración social y problemas en la integración

sensorial

Referencias:

Solís Cuevas, A. (10 de diciembre de 2011). La Neuroquímica Cerebral y su Relación en el Comportamiento de Personas

con Autismo y Asperger (1era ed.) [CD-ROM]. Guadalajara: Fundación HACE FAMES.

La neuroquímica cerebral y su relación en el

comportamiento de personas con autismo y asperger

Todo el contenido incluiyendo texto e imágenes son de Fundación HACE A.C. ® Copyright 2019 Fundación HACE ®
FUNDACIONHACE.ORG

La neuroquímica cerebral y su

relación en el comportamiento de

personas con autismo y asperger

Conferencista: Dra. Araceli Solís Cuevas

Sábado 5 de septiembre de 2009

¿Qué son los neurotransmisores? Los neurotransmisores

son aquellas sustancias químicas generadas por el cuerpo

que se encargan de emitir señales (información) de una

neurona a otra. Los genes son los que van a hacer que la

química del cerebro se comporte de tal manera. Por lo

tanto los genes son los factores fundamentales del

comportamiento de la fisiopatología del trastorno autista

donde están involucrados los circuitos de la dopamina,

norepinefrina y serotonina.

La dopamina está encargada de disminuir los estímulos

no relevantes; es decir, aquellas señales no importantes o

que distraigan del enfoque principal. También incrementa

el nivel de atención, ayuda al control de los movimientos y

a la regulación de la coordinación visual/espacial. Un

fármaco muy conocido para el control de dopamina es el

Metilfenidato.

La norepinefrina incrementa el alerta, mejora el enfoque

a la señal importante. También ayuda a la regulación de

los impulsos motores. El fármaco útil en este caso es

Atomoxetina.

La serotonina está encargada del orden conductual

emocional y de la respuesta a situaciones del medio

externo. Esto ayuda a disminuir rituales, manías y

situaciones obsesivas/compulsivas. Generalmente cuando

los niños prefieren chocolates, harinas y azúcares se debe

a un problema con la recaptura de serotonina. Por otra

parte, se puede incrementar la producción de serotonina

de acuerdo al nivel de luz (solar, blanca y azul) que haya.

El calor incrementa la funcionalidad de esta y por lo tanto,

el frío vice versa. En las niñas se altera al incrementar el

nivel de estrógeno en el cuerpo. El ejercicio físico puede

incrementar la funcionalidad. El fármaco recomendado

para el tratamiento de serotonina se llama Fluoxetina.

Estas sustancias están involucradas en la regulación de

conductas que ayudan a modular la interacción con el

medio externo. Nos ayuda a tener experiencia temprana

en desarrollo que afecta a largo plazo. Nos hacen

funcionar como seres humanos en todos los aspecto,

ayudan al desarrollo del tallo cerebral, a tener sentidos de

alarma, alerta al peligro, hace que amemos a los demás,

establece conductas a través del sistema límbico, entre

muchas cosas. Al alterar el mecanismo de transporte de

la dopamina, norepinefrina, serotonina más la

combinación genética y el medio ambiente expresa un

problema. Si no hay sustancias químicas, la persona

nunca va a entender que debe de aprender o de actuar

de cierta manera.

Al alterar estas sustancias, se generan cambios en el

humor, dificultades para aprender, manias, etc. El manejo

de neurotransmisores no es una cura para la gente que

sufre con trastorno de autismo, si no, es una manera de

ayudar y regular el comportamiento de dichas personas.

Es de suma importancia entender dos cosas. La primera, y

la más importante, es que cada persona autista es

diferente. Por lo tanto, cada tratamiento o manejo de la

enfermedad conlleva a un enfoque distinto. Segundo, en

caso de ser posible, es de suma importancia atender a un

médico psiquiatra o un experto en el tema para hacer un

diagnóstico de la persona con autismo. El espectro autista

es la presencia de conjuntos de alteraciones en el área de

la conducta, de la alteración social y problemas en la

integración sensorial

Referencias:

Solís Cuevas, A. (10 de diciembre de 2011). La

Neuroquímica Cerebral y su Relación en el

Comportamiento de Personas con Autismo y Asperger

(1era ed.) [CD-ROM]. Guadalajara: Fundación HACE

FAMES.